Sobrevivir al invierno con salud

Sobrevivir al invierno con salud

  • Consume alimentos frescos y ricos en vitamina C y zinc
  • Benefíciate de los superalimentos
  • Evita los cambios bruscos de temperatura
  • Toma bebidas calientes
  • Realiza vahos de eucalipto

Estamos inmersos en una ola de frío. Las noticias y los periódicos nos lo llevan advirtiendo unos días y, al parecer, mañana será especialmente intensa. Por eso hoy queremos enseñaros a sobrevivir al invierno con salud.

Con la llegada del frío y de la época invernal nuestras defensas parecen despistarse un poco y tendemos a sufrir más resfriados, gripes y enfermedades sobre todo del tracto respiratorio. Además, en esta época, aparecen otro tipo de enfermedades relacionadas con el estado de ánimo (por ejemplo el Trastorno Afectivo Estacional o, incluso, la depresión).

No todas las personas disfrutan por igual de esta época del año. A muchas personas les encanta pasear por la ciudad, por el campo o por la montaña cuando ha nevado y hace frío o incluso bajo la lluvia con un paraguas. Otras muchas, sin embargo, están deseando que llegue el mes de abril para que los primeros rayos de sol que calientan un poquito hagan su aparición y queden atrás los días grises invernales.

Esto es así también al hacer deporte, a algunos les encanta salir a correr a la calle pese a las bajas temperaturas y otros ni se plantean hacer ejercicio fuera de un gimnasio bien calefactado. La nutrición deportiva puede, en cualquier caso, ayudarles a conseguir sus objetivos incluso con inclemencias meteorológicas.

Sea como fuere, todos tenemos que pasar por esta época e intentar mantener un buen estado de salud y, por ello, no debemos descuidar aspectos básicos que nos van a ayudar a conseguir superar esta ola de frío.

Disfruta del invierno de manera saludable

#1 Consume alimentos frescos y ricos en vitamina C y zinc

Los alimentos ricos en vitamina C nos ayudan a reforzar nuestro sistema inmunitario. Por eso, aunque es muy recomendable tomarlos en todas las épocas del año, su consumo está especialmente aconsejado en invierno.

Seguro que al hablarte de alimentos con vitamina C te ha venido la naranja a la cabeza, pero existen otros alimentos que contienen hasta el doble de vitamina C que este cítrico y que son igualmente saludables. El kiwi, por ejemplo, es uno de ellos y, además, puede ayudarte a estimular tu sistema digestivo gracias a la gran cantidad de fibra que posee: tómate uno al comenzar el día o de postre después de comer o cenar y asegúrate así el 115% de la dosis diaria recomendada de vitamina C que tu cuerpo necesita.

Otras frutas también ricas en vitamina C son los caquis, las fresas y las mandarinas. En cuanto a las hortalizas más ricas en esta vitamina… el pimiento rojo, el repollo o los ajos lideran el ranking de las que más la contienen.

En cuanto al zinc, numerosos estudios avalan que este mineral fortalece el sistema inmunitario. Los alimentos que mayor proporción nos aportan son el chocolate negro, el marisco, las carnes (de cordero y ternera), el pescado, las espinacas,  los champiñones y setas y el germen de trigo.

Puedes prepararte una crema de champiñón o de espinacas y acompañarlo con un pescado al vapor o en papillote, y de postre la granada y de éste modo puedes mantener asegurados tus requerimientos diarios de zinc. Si quieres, de vez en cuando, puedes tomar una onza de chocolate negro (¡pero no te pases! Recuerda que tu peso puede verse afectado si consumes más chocolate de lo normal....).

#2 Benefíciate de los superalimentos

Desde hace algunos años se han puesto de moda los llamados superalimentos o, lo que es lo mismo, un grupo de alimentos que al ser buenos para la salud y contener una gran cantidad de nutrientes, vitaminas y minerales han recibido ese nombre.

Uno de los superalimentos que más puede ayudarte en estas fechas, no sólo por su aporte de nutrientes al organismo sino también porque puede ser una buena ayuda para combatir el estrés y la depresión que puede generarnos el invierno, es el alga chlorella. Numerosos estudios avalan su efectividad para estas dolencias y además tiene la propiedad de reforzar el sistema inmune y estimular los niveles de energía y vitalidad. También contribuye a la reparación celular y es efectivo contra el daño oxidativo.

#3 Evita los cambios bruscos de temperatura

La temperatura óptima para el funcionamiento de los procesos fisiológicos de nuestro cuerpo se sitúa alrededor de los 36,5 ºC. El encargado de regular la temperatura corporal es el hipotálamo. 

Para mantener la temperatura estable y en los valores recomendados el organismo intenta equiparar la producción de calor producido con las pérdidas de ese mismo calor (por ejemplo, cuando hace calor el hipotálamo detecta que nuestro cuerpo se calienta e intenta compensarlo mediante dos mecanismos fundamentales, la sudoración y la dilatación de los  vasos sanguíneos).  Cuando la temperatura externa baja de forma extrema, nuestro cuerpo pierde calor, haciendo que la temperatura interior baje. Entonces, el organismo pone a trabajar con mayor intensidad diferentes procesos metabólicos para que se genere calor y produce en este caso vasoconstricción periférica con el fin de conservar el calor en los órganos principales. Es en ese momento en el que nuestro organismo tiene que adaptarse a las nuevas temperaturas, cuando virus y bacterias aprovechas para invadirnos y causarnos gripes y constipados.

#4 Toma bebidas calientes

Para ayudar a nuestro organismo a mantenerla, prepárate bebidas calentitas a base de infusiones, jengibre, tomillo o saúco.

El jengibre es una planta aromática de la que se usa principalmente su raíz. Este tubérculo tiene un sabor picante y aromático y una de sus principales propiedades es que, al ser vasodilatador, facilita que las venas contraídas por el frio (sobre todo de las partes más alejadas de nuestro cuerpo como pies y manos) puedan dilatarse haciendo que el flujo sanguíneo llegue a todas ellas, ayudando a que no se nos queden frías. Además es un excelente antiinflamatorio y es capaz de licuar levemente la sangre.

El tomillo es un potente antiséptico respiratorio que elimina gérmenes y reduce la sintomatología que éstos producen (como el malestar general o la fiebre). Si tienes anginas o te notas el pecho "cargado" prepárate una infusión a  base de tomillo, miel y limón y en poco tiempo te verás aliviado de éstas dolencias.

El saúco es otra planta muy utilizada por sus propiedades sudoríficas, ya que ayudan a bajar la fiebre y, además, contribuye a la curación de procesos infecciosos respiratorios.

#5 Realiza vahos de eucalipto

Son muy efectivos en el caso de que tu nariz sea un constante goteo para aliviar la congestión nasal y la mucosidad debido a sus beneficios expectorantes y descongestionantes.

Para preparar este sencillo remedio sólo tienes que poner a hervir agua (1/4 de litro) y, cuando rompa a hervir, añade un puñado de hojas secas de eucalipto. Déjalo hervir durante tres minutos, apaga el fuego y espera a que repose durante otros dos minutos. A continuación colócate en un lugar cómodo y pon la cabeza encima del cazo, tapada con una toalla durante algunos minutos.

Con estos consejos que te dejo y un poco de suerte para no ser víctima de las bacterias y virus serás capaz de  sobrevivir a estos meses de frío y lluvia. ¡Empieza a disfrutar del invierno sin que tu salud se resienta!

Autor
Ana López

Especialista en nutrición y dietética y fitoterapia y también técnico de laboratorio de diagnostico clínico. Apuesto por los suplementos naturales para cuidar mi salud y la de mi familia. Aprovecho lo que la naturaleza me ofrece para cuidarme hoy y no tener que lamentarlo mañana.

Sobrevivir al invierno con salud:

  • Consume alimentos frescos y ricos en vitamina C y zinc
  • Benefíciate de los superalimentos
  • Evita los cambios bruscos de temperatura
  • Toma bebidas calientes
  • Realiza vahos de eucalipto

Autor
Ana López

Especialista en nutrición y dietética y fitoterapia y también técnico de laboratorio de diagnostico clínico. Apuesto por los suplementos naturales para cuidar mi salud y la de mi familia. Aprovecho lo que la naturaleza me ofrece para cuidarme hoy y no tener que lamentarlo mañana.