¿Se puede adelgazar sin pasar hambre?

Trucos para adelgazar sin pasar hambre:

  • Apuesta por los suplementos naturales
  • Fija un objetivo realista
  • Conciénciate
  • Evita las tentaciones
  • Establece unos horarios rutinarios
  • No te saltes ninguna comida
  • ¿Fibra? ¡Sí por favor!
  • Abandona el sedentarismo
  • Acude a un especialista

¿Quién no ha pronunciado alguna vez en su vida la frase "el lunes me pongo a dieta"? He de decir que son pocas las personas que conozco que están bendecidas con el don de no engordar coman lo que coman y que no necesiten cuidarse para mantenerse siempre en línea. Lo cierto es que la mayoría de las mujeres y cada vez más personas del género masculino necesitamos cuidarnos y no cometer demasiados excesos si queremos lucir figura. Pero no siempre somos capaces de ponernos a dieta por diferentes motivos; tiempo, comemos fuera y la que más nos preocupa: pasar hambre.

Los 10 mejores trucos para adelgazar sin pasar hambre

#1 Apuesta por los suplementos naturales.

En el mercado existen numerosos suplementos naturales como la spirulina que nos ayuda a saciarnos y además nos aporta muchas vitaminas (sobre todo del complejo B y mayoritariamente B12)y minerales como hierro, potasio, calcio magnesio, fósforo y cromo. El glucomanano (Tienda online) es otra opción disponible al ser una fibra capaz de retener más de 100 veces su peso en agua, formando un gel viscoso que proporciona una gran sensación de saciedad. Puedes elegir pastas y arroces que lo contienen, y pueden llegar a ser buenos aliados en tu dieta.

#2 Fija un objetivo realista

Si estás pensando en bajar de peso, piensa quelas dietas milagrosas no existen. Todos tenemos un conocido (que tiene un conocido) que en un mes se ha quitado veinte kilos sin ningún esfuerzo y con una dieta que no le restringía ningún alimento. Ésas dietas, en caso de que existan, no nos ofrecen ninguna garantía de que nutricionalmente estemos cubiertos mientras hacemos la dieta y tampoco una vez terminada.

Por ello si lo que quieres es quitarte esos kilos que te sobran date un margen de tiempo amplio que te permita bajar el peso deseado sin prisa (pero sin pausa) y a un ritmo adecuado al mes.

Esto siempre va a depender del metabolismo de cada uno, de la cantidad de kilos que nos sobren y del tipo de alimentación que habitualmente llevamos. No perderá al mismo ritmo una persona que le sobran veinte kilos que otra que únicamente le sobran dos, ni perderá al mismo ritmo una persona que tiene una alimentación más o menos saludable que aquella que la única verdura que ha visto en su vida venía recubierta de cantidades ingentes de bechamel.

Los especialistas recomendamos que un buen ritmo de pérdida de peso oscila entre 0,5 g y 1 kilo semanal para pérdidas de peso mayores y alrededor de 300 g y 600 g cuando se trata de pequeñas pérdidas de peso.

#3 Conciénciate, estás a dieta.

Muchas personas cuando deciden ponerse a dieta y acuden a la consulta de especialistas lo primero que dicen es "a mi ponme una dieta con la que pueda adelgazar mucho y sin pasar hambre". No se necesita tener hambre para comernos un buen trozo de pastel después de un gran plato de cocido, por ello distingue qué es realmente el hambre y qué no lo es. Aprende a decir no a los postres muy calóricos y cámbialos por frutas o yogures sin azúcar.

#4 Evita las tentaciones.

¿Por qué martirizarte y tener la despensa llena de cosas que no puedes comer? No hay ningún momento ideal para empezar una dieta, y si eres de las que terminas comiéndote las cosas para que no caduquen porque te da pena, vacía primero tu nevera y deja paso a los alimentos saludables. Si tienes poca fuerza de voluntad y te rodeas de todos estos manjares en algún momento caerás en la tentación, así que elimínalos de tu día a día.

#5 Establece unos horarios rutinarios

Procura fijar siempre el mismo horario para realizar tus comidas ya que se ha demostrado que la regularidad en las comidas es imprescindible para que una dieta tenga éxito. Come cada 3/4 horas como mucho para que tu metabolismo se mantenga activo y así quemes más calorías. Organizar el horario de comidas ayuda a mantener nuestro metabolismo basal activo ya que nuestro cuerpo se adapta a la frecuencia de aportes energéticos que diariamente le suministramos. Si cada día comemos a una hora el organismo no se adaptará y de poco o nada nos puede servir el sacrificio que estamos haciendo con la dieta.

#6 No te saltes ninguna comida

Una dieta debe ser apetecible y variada para que no te aburras de comer siempre lo mismo. Además debes asegurarte que como mínimo realizas cinco comidas diarias repartidas en desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. Si piensas que comiendo menos adelgazarás más, te equivocas. Esto sólo ocurrirá al principio para, en relativamente poco tiempo, estancarte. Nuestro organismo está preparado para sobrevivir (dentro de unos límites normales) con lo que buenamente recibe, y aunque al principio notarás una pérdida de peso rápida y continua, en poco tiempo tu cuerpo aprenderá a restringir su gasto calórico y no gastar las reservas "por lo que pueda pasar". En poco tiempo verás cómo recuperas fácilmente los kilos que de la misma manera te habías quitado.

#7 ¿Fibra? ¡Sí por favor!

Elige alimentos ricos en fibra que te van a ayudar a sentirte lleno durante más tiempo y además pueden ayudarte a ir al baño y no estreñirte, algo típico que suele ocurrir cuando comenzamos una dieta. Incluye en tu desayuno cereales como los copos de avena o cereales integrales que además nos proporcionan carbohidratos de absorción lenta. La importancia de éstos carbohidratos radica en que al descomponerse en hidratos de carbono simples, las moléculas de glucosa se liberan más lentamente, de tal manera que los niveles de azúcar en sangre se mantienen más bajos y estables durante más tiempo haciendo que nuestro organismo se sienta saciado durante más tiempo.

#8 ¿Existe algún truco para no pasar hambre entre horas?

A menudo las dietas nos causan un tipo de ansiedad por la comida que, aunque no tengamos hambre como tal, nos crea un cierto nerviosismo que nos lleva a picotear entre horas Si eres de los que necesitan ese picoteo, opta por hacerlo con alimentos menos calóricos como los pepinillos o las cebollitas en vinagre. Tres pepinillos sólo aportan 24 kcal y son una buena opción frente a las bolsas de patatas chips. Eso sí, ten cuidado si padeces hipertensión pues también aportan 1,5 g de sodio.

Elegir alguna pieza de fruta o una zanahoria entre horas es otra opción para combatir la necesidad de dulce que a determinadas horas nos surge y siempre será la mejor alternativa frente a un bollo de chocolate o un snack de la máquina de vending.

Puedes prepararte también té helado o agua con zumo de limón para beber de vez en cuando y sentir el estómago lleno. Además bebiendo agua eliminarás más toxinas y te mantendrás bien hidratado y eso tu cuerpo te lo agradecerá.

#9 Abandona el sedentarismo

No hace falta ser un runner experimentado para realizar algún tipo de ejercicio. Basta con caminar a un buen ritmo una hora diaria para activar nuestro metabolismo y ayudarnos a bajar de peso. Al realizar ejercicio se liberan endorfinas (hormonas de la felicidad) y disminuyen los niveles de cortisol, de dopamina y de norepinefrina, todas ellas relacionadas con el apetito, suprimiéndose las ganas de comer. Eso sí! No te mates un día a hacer ejercicio y al día siguiente no vuelvas! Se constante!!. Si eres de los que "no tienes tiempo para nada" puedes optar por ir al trabajo caminando o si te pilla muy lejos utiliza las escaleras mejor que el ascensor. Recuerda que siempre hay cosas que se pueden mejorar en ese aspecto y podemos sustituir la sobremesa en el sofá por un paseo alrededor de la manzana donde vivimos.

#10 Acude a un especialista

La mejor ayuda te la puede proporcionar un profesional. La dieta que le han recomendado a tu vecina o aquella de la que tan bien te han hablado no tienen por qué ser las ideales para ti. Un dietista o nutricionista puede adaptarte una dieta a tus gustos o necesidades y conseguir que la dieta siempre te sea apetecible. Además te quitarán de la cabeza ese dicho popular que dice que para adelgazar hay que pasar hambre, te ayudarán a conseguir tu objetivo y sabrán cómo motivarte para que no te vengas abajo si en algún momento te estancas.

Lo principal que debemos hacer para perder peso y no recuperarlo nunca más es aprender a comer y mantener ese hábito saludable durante toda nuestra vida. No se trata de no darnos un capricho alguna vez, pero los caprichos son eso, caprichos, y no debemos mantenerlos día a día en nuestra alimentación.

Autor
Ana López

Especialista en nutrición y dietética y fitoterapia y también técnico de laboratorio de diagnostico clínico. Apuesto por los suplementos naturales para cuidar mi salud y la de mi familia. Aprovecho lo que la naturaleza me ofrece para cuidarme hoy y no tener que lamentarlo mañana.

Trucos para adelgazar sin pasar hambre::

  • Apuesta por los suplementos naturales
  • Fija un objetivo realista
  • Conciénciate
  • Evita las tentaciones
  • Establece unos horarios rutinarios
  • No te saltes ninguna comida
  • ¿Fibra? ¡Sí por favor!
  • Abandona el sedentarismo
  • Acude a un especialista

Autor
Ana López

Especialista en nutrición y dietética y fitoterapia y también técnico de laboratorio de diagnostico clínico. Apuesto por los suplementos naturales para cuidar mi salud y la de mi familia. Aprovecho lo que la naturaleza me ofrece para cuidarme hoy y no tener que lamentarlo mañana.