¿La fruta engorda más antes o después de la comida?

Comer fruta, ¿antes o después de las comidas?

  • Habitualmente suelo escuchar en la consulta testimonios que afirman que comer la fruta antes de comer adelgaza.

Amigos, hoy traigo un interesante debate que más de uno de vosotros habrá tenido alguna vez, sobre todo si en algún momento habéis estado sometidos a algún tipo de dieta de adelgazamiento.

Lo cierto es que ,como dicen por ahí, "cada maestrillo tiene su librillo" y cada especialista en nutrición argumenta su defensa basándose en lo que han estudiado, lo que han publicado las investigaciones o simplemente lo que la experiencia con sus pacientes les ha ido proporcionando con el paso de los años.

Este tipo de duda surge muy frecuentemente entre quienes siguen dietas de control de peso o aquellos deportistas que cuidan mucho su nutrición para mejorar el rendimiento deportivo. No obstante todos, o casi todos, nos lo hemos preguntado en algún momento y ya es hora de conocer la respuesta.

Comer fruta, ¿antes o después de las comidas?

Habitualmente suelo escuchar en la consulta testimonios que afirman que comer la fruta antes de comer adelgaza. Si lo pensamos bien, tiene su sentido. No hay un fundamento científico para decidir cuándo comer fruta para adelgazar pero, personalmente, soy de las que defiendo comer la fruta antes de empezar a comer por una cuestión que cae por su propio peso: mantenernos saciados.

La sensación de saciedad la mandan las células del tejido adiposo, los adipocitos, y esto no ocurre hasta pasados al menos 20 minutos desde que comenzamos a comer. Entonces, las personas que tienden a comer deprisa, necesitarán más cantidad de comida (y más calorías por tanto) que una que come despacio, y esa sensación de sentirse lleno no aparecerá hasta que haya ingerido un buen puñado de calorías. Si tomamos la fruta antes de comer, digamos "de primer plato" o mientras terminamos de preparar la comida, la sensación de plenitud seguirá llegando a los 20 minutos, pero con muy poca cantidad de comida en el estómago, de tal manera que  cuando lleguemos al segundo plato (que ocupará el lugar del postre) tendremos menos ganas de comer, reduciéndose así el consumo de calorías. Determinados especialistas coinciden en que se absorben mejor los nutrientes que contiene la fruta cuando el estómago se encuentra vacío, aunque claramente no existe una evidencia científica de esto y, generalmente, no se han observado diferencias nutricionales entre personas que han tomado la fruta antes o después de las comidas.

Además , hay determinadas frutas que ejercen acciones beneficiosas por las enzimas digestivas que poseen, como la piña, que contiene gran cantidad de bromelaína facilitando el proceso digestivo. Por cierto, a colación de la piña y sus acciones beneficiosas, te diré que eso de que la piña devora las grasas es otro mito que se ha extendido como la pólvora y que realmente no es así. La piña tiene una gran cantidad de fibra que favorece el tránsito intestinal y puede dificultar la absorción de grasas en el intestino, pero de ahí a que ejerza una acción lipolítica nada de nada. Puede ser eficaz para lucha contra la celulitis, pues la bromelaína rompe las paredes de las células del tejido adiposo liberando el agua retenida en la célula y facilitando su absorción en el organismo, que no es poco, pero como quemagrasas no.

¿Y después de comer?

No comparto la opinión de que es malo comer fruta después de comer ni que la fruta después de comer engorda pues, al fin y al cabo, las calorías de la  fruta van  a ser las mismas antes o después de comer, y lo importante es que comamos al menos entre tres y cuatro piezas al día.

En lo que sí coincidimos la mayoría de los especialistas es en que la fruta después de comer no fermenta, que es un mito que se ha ido transfiriendo de boca a oreja y que ha generado gran repercusión en la sociedad. Esto no puede producirse por que la fruta no permanece separada de los alimentos, se mezcla todo en el estómago cuando comemos, además su fermentación resulta bastante complicada en un medio que dispone de un pH que oscila entre 2 y 3.

No hay un criterio unificado en cómo comer la fruta correctamente, si bien te diría que evites comerla en las últimas horas del día, en este caso sí está comprobado que el metabolismo se ralentiza con el paso de las horas, lo que conlleva a un menor consumo energético al llegar la noche. Las frutas poseen una gran cantidad de azúcares simples de rápida absorción, que al no poder gastarse en ese período de tiempo, tenderá a almacenarse en el organismo en forma de grasa y tu peso se verá incrementado.

Dieta de la fruta para adelgazar

Hay ciertas "dietas expres" o milagrosas que fomentan el consumo de fruta para adelgazar rápido, siendo en ocasiones el único aporte de alimento. Esta dieta se basa en consumir sólo frutas durante tres días y promete bajar de 3 a 5 kilos de una manera rápida y efectiva sin recuperar el peso perdido. Afirman que es lo mejor para una persona que padece sobrepeso y lo presentan como la mejor alternativa para decir adiós definitivamente a esos kilos que le sobran.

¿Existen frutas para bajar de peso y quemar grasa?

Las frutas en general  ofrecen un bajo aporte energético, aunque hay determinados tipos que pueden ser un poco más calóricas por su alto contenido en azúcares como por ejemplo el coco, el aguacate, el plátano o la uva, y suelen ser restringidas o eliminadas de los menús cuando  se realizan dietas de pérdida de peso o en pacientes que presentan algún tipo de dificultad para metabolizar los azúcares, como ocurre en los casos de diabéticos.

Pero quitando algunas de ellas, la mayoría  de las frutas aportan un gran contenido en fibra y agua, y pueden ayudarnos a bajar peso,  no por sus propiedades "quemagrasas" sino por el aporte de fibra que, además de darnos sensación de saciedad, dificultan la absorción de grasas en el intestino.

No existen frutas para bajar el abdomen rápido o las piernas específicamente, aunque si bien es cierto que las zonas en las que tienden a acumularse las grasas son esas (además de los glúteos y las caderas principalmente) pero sí existen un grupo de frutas que pueden ayudar  a adelgazar.

  • Fresas. Esta fruta, rica en flavonoides, estimula la producción de dos hormonas que intervienen en el metabolismo lipídico: la leptina y la adiponectina, favoreciendo la utilización de las grasas y dificultando su acumulación.
  • Es una fruta que contiene muy poquitas calorías (34 por cada mitad aproximadamente) y en su composición existe una gran cantidad de potasio, magnesio y calcio, además de vitamina C, lo que le confiere unas propiedades diuréticas muy interesantes. Determinados estudios mostraron que comiendo medio pomelo diario y siguiendo una alimentación equilibrada, se podía rebajar hasta 1,5 kilos de peso durante un mes, ya que además aporta fibras que favorecen el tránsito intestinal y proporcionan saciedad al organismo.
  • Cítricos en general. Según un estudio realizado por la revista European Journal, los cítricos tienen un aporte nutricional que favorece la rápida eliminación de grasas y mejoran la digestión.
  • Pera. Es una fruta que contiene mucha fibra, lo que te mantendrá saciado durante más tiempo y evitará el picoteo entre horas.
  • Lo mismo ocurre con la manzana, por lo que es buena idea tener en la nevera un par de piezas al menos por si el hambre nos asalta.

Independientemente del tema de adelgazar, es necesario  incorporar la fruta en nuestra alimentación, pues proporciona una gran cantidad de nutrientes y vitaminas que pueden ayudarnos a protegernos de los radicales libres y de la proliferación de muchas enfermedades que hoy en día están "de moda" en nuestra sociedad, pero que en determinadas regiones del mundo en las que la alimentación incluye un gran consumo de frutas y verduras, se muestra una incidencia menor.

Autor
Ana López

Especialista en nutrición y dietética y fitoterapia y también técnico de laboratorio de diagnostico clínico. Apuesto por los suplementos naturales para cuidar mi salud y la de mi familia. Aprovecho lo que la naturaleza me ofrece para cuidarme hoy y no tener que lamentarlo mañana.

Comer fruta, ¿antes o después de las comidas?:

  • Habitualmente suelo escuchar en la consulta testimonios que afirman que comer la fruta antes de comer adelgaza.

Autor
Ana López

Especialista en nutrición y dietética y fitoterapia y también técnico de laboratorio de diagnostico clínico. Apuesto por los suplementos naturales para cuidar mi salud y la de mi familia. Aprovecho lo que la naturaleza me ofrece para cuidarme hoy y no tener que lamentarlo mañana.