El deporte para personas mayores

El deporte para personas mayores

  • Actividad física y deporte en personas mayores
  • Mejora de la composición corporal
  • Mejora de la movilidad y salud articular
  • Mantenimiento de la independencia y capacidad funcional

Deporte y ejercicio para personas mayores

El desarrollo y la mejora en la calidad de vida de la población en los países desarrollados han supuesto un aumento de la esperanza de vida de sus habitantes. Cada vez vivimos más y cada vez hay más gente de edad avanzada en nuestra sociedad. Es por ello que una de las más importantes prioridades en el campo sanitario es buscar estrategias para conseguir mantener la independencia de las personas mayores a la vez que se reduce la incidencia de enfermedades sobre este grupo de población. Hoy vamos a hablar de la forma más barata, saludable y divertida de reducir el riesgo de padecer numerosas enfermedades y mejorar notablemente la calidad de vida de nuestros abuelos: la actividad física y el deporte para mayores.

Actividad física y deporte en personas mayores

Al contrario de lo que muchos piensan, el deporte y el ejercicio en personas mayores no está contraindicado. Desde hace varios años gran parte de las investigaciones en el campo de la actividad física se centran en el estudio de los efectos que tienen los programas de actividad física en la salud de los ancianos. Y el resultado de la mayoría de estas investigaciones es positivo. Esto son algunos de los beneficios que la actividad física aporta a la salud de las personas mayores:

  1. Mejora de la composición corporal
  2. Ralentización de la sarcopenia (pérdida de tejido muscular asociada a la edad)
  3. Mejora de la movilidad y salud articular
  4. Mantenimiento de la independencia y capacidad funcional
  5. Disminución del riesgo de padecer numerosas enfermedades: diabetes, obesidad, hipertensión, osteoporosis, depresión…
  6. Mejora de la autoestima y mayor integración social.

Deportes y ejercicio para mayores

La práctica de ejercicio en personas mayores debería estar principalmente encaminada a mejorar tres aspectos: fuerza, equilibrio y capacidad cardiovascular. Todo programa de ejercicio o gimnasia dirigido a mayores de 65 años tiene que incluir el entrenamiento de estas tres capacidades si realmente quiere ser efectivo a la hora de aumentar su calidad de vida y capacidad funcional.

Pero no nos equivoquemos: para ganar fuerza, mantener la masa muscular y reducir al máximo la pérdida de ésta asociada a la edad no hace falta machacarse en el gimnasio: ejercicios tan sencillos como sentarse y levantarse repetidamente de una silla, subir y bajar escaleras, equilibrio sobre una pierna y después otra…. son suficientes para mejorar o mantener el estado de salud en los mayores. Todo ello acompañado de una correcta alimentación y un óptimo aporte de proteínas de alta calidad

Y no debemos olvidar el ejercicio aeróbico: la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda para este grupo de población realizar al menos 150 minutos de actividad aeróbica moderada a la semana para garantizar un envejecimiento saludable y retrasar los efectos del envejecimiento: estos 150 minutos pueden acumularse a través de diferentes bloques que deben tener una duración mínima de 10 minutos. Es decir, puedes hacer 50 minutos 3 días a la semana, 30 minutos durante 5 días… Seguro que desde esta perspectiva no parece tanto, ¿a qué no? Veamos ahora algunos ejemplos de actividades y deportes que se pueden incluir.

Deportes recomendados en la tercera edad

Hoy en día, por suerte, es muy difícil encontrar un ayuntamiento o un centro deportivo que no ofrezca en su programa de actividades deportivas gimnasia dirigida a este grupo de personas. Estos programas suelen ser una buena opción para aquellos a los que les gusta socializar y relacionarse con más gente mientras realizan ejercicio. No nos olvidemos que tanto o más importante que los posibles beneficios físicos que un programa de entrenamiento o de actividad física provoque en personas mayores es el efecto positivo que éste pueda tener el a salud psicológica de los sujetos. Generalmente en las ofertas de los centros deportivos suele haber varios horarios con diferentes niveles, y podrás elegir aquel que más te guste o más se adapte a tus gustos.

Pero si eres de los que prefiere salir al aire libre y disfrutar del entorno, existen otras actividades que te pueden interesar: caminar o montar en bicicleta son otras opciones muy saludables para incluir en esos 150 minutos semanales. Estas actividades nos ayudan a mejorar nuestra capacidad aeróbica a la vez que trabajamos la musculatura de las piernas, especialmente en la bicicleta. Otra opción muy completa es la natación: con ella trabajaremos gran parte de los músculos del cuerpo, además del equilibrio y la movilidad articular. Las actividades al aire libre también nos aportarán otro tipo de beneficios psicológicos, además de permitirnos incrementar nuestros niveles de vitamina D, esencial para fijar el calcio al hueso.

De una forma o de otra, aunque la práctica de ejercicio en la tercera edad es 100 % recomendable en la mayoría de los casos, no olvides consultar a tu médico sobre qué tipo de actividad puedes seguir antes de decidirte por alguna de ellas. En muchas ocasiones las personas de tercera edad padecen enfermedades en las que, si bien el ejercicio no está contraindicado, sí deben tenerse en cuenta determinadas pautas para evitar complicaciones.

Autor
Sergio Rodríguez

Diplomado en Nutrición Humana y Dietética y Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Especialista Universitario en Entrenamiento y Nutrición deportiva. Entrenador Personal por la RFEG. Triatleta y practicante de deportes de montaña.

El deporte para personas mayores:

  • Actividad física y deporte en personas mayores
  • Mejora de la composición corporal
  • Mejora de la movilidad y salud articular
  • Mantenimiento de la independencia y capacidad funcional

Autor
Sergio Rodríguez

Diplomado en Nutrición Humana y Dietética y Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Especialista Universitario en Entrenamiento y Nutrición deportiva. Entrenador Personal por la RFEG. Triatleta y practicante de deportes de montaña.