Cuídate después de las vacaciones

Cuídate

  • Organiza tu dieta
  • No tengas prisa en adelgazar
  • Añade alimentos sanos a tu dieta
  • Dile adiós a la comida basura
  • ¡Muévete a diario!

TRUCOS PARA PERDER PESO DESPUÉS DE LAS VACACIONES

Llega septiembre y con ello vuelve la normalidad a nuestra vida. Se acabó la relajación, el descanso y toca guardar el bañador e ir haciéndose a la idea de que lo bueno se ha acabado. Pero no todo va a ser negativo: tras el periodo de vacaciones, volvemos a la rutina habitual, y dentro de ella no debemos olvidar nuestra alimentación, especialmente si hacemos deporte ya que la nutrición deportiva es un pilar fundamental para conseguir resultados. Lo más habitual es que durante los días de descanso nos hayamos relajado y hayamos descuidado nuestra dieta, por lo que a continuación vamos a ver una serie de pequeños trucos o recomendaciones que nos pueden servir para recuperarnos de los excesos de las vacaciones y a la vez conseguir unos hábitos saludables.

1. Organiza tu dieta

Lo primero de todo es organizarse. Recuerda que la vuelta a la rutina debe ser lo más progresiva posible. No lo dejes todo para última hora, planifica previamente en la medida de lo posible tus horarios durante estos días y evita el estrés posvacacional, que puede influir de forma negativa en tu estado de ánimo y en la actitud con la que afrontes los primeros días tras el descanso.

2. No tengas prisa en adelgazar

No cometas errores muy comunes como saltarse las cenas o seguir dietas de choque demasiado estrictas para intentar compensar los excesos de los días previos. Este tipo de pautas tienen poca o ninguna fundamentación y a la larga sólo nos van a llevar a conseguir un efecto contrario al deseado. Lo importante es que, además de reducir peso y depurar nuestro cuerpo, se adquieran unos hábitos que tendremos que mantener durante todo el año y no sólo en este periodo posvacacional.

Para ello es esencial que, en primer lugar, recuperemos nuestros hábitos de 5 comidas diarias e hidratarnos correctamente (1,5 a 2 litros por día). Estos dos puntos son claves en cualquier alimentación.

3. La lista de la compra, ¿qué productos incluir?

A la vuelta de vacaciones solemos encontrarnos la nevera medio vacía. Es un buen momento para organizarnos la lista de la compra e incluir en ella todo aquello que nos puede ayudar a cumplir nuestros objetivos. En los siguientes puntos veremos los alimentos que serán la base de nuestra alimentación y que no deben faltar en esa lista.

4. Frutas, verduras y alimentos sanos para la dieta

Un aspecto básico será tratar de aumentar la cantidad de verduras y frutas en nuestra dieta. Recordemos que este grupo de alimentos se caracteriza por aportar pocas calorías y tener una amplia variedad de vitaminas y minerales antioxidantes, por lo que nos servirá también para depurar nuestro organismo de los excesos vacacionales.

5. Incluye en tu alimentación fibra e hidratos de carbono

Otra recomendación es aumentar el aporte de fibra de la dieta: junto a las ya comentadas frutas y verduras, las legumbres son también una buena fuente de fibra, además de aportarnos proteínas de origen vegetal y carbohidratos de bajo índice glucémico (IG). Recordemos que los carbohidratos de bajo IG son aquellos que provocan una leve elevación de la glucemia (cantidad de glucosa en sangre) y que por tanto desencadenan una lenta liberación de insulina (hormona encargada, entre otras muchas funciones, de que la glucosa de la sangre sea guardada en las células de nuestro cuerpo y no suba la glucemia). Otra fuente de este tipo de carbohidratos que podemos incluir en la dieta son los cereales integrales (pasta, arroz…).

6. Dile adiós a la comida basura y saluda a la comida sana

No es fácil decirle adiós a la comida basura, pero no nos aporta nutrientes de calidad para nuestra salud. En cambio, no debemos descuidar el aporte de proteínas de origen animal. Pero en este caso buscaremos alimentos con pocas calorías y de fácil digestión: el pescado blanco o la carne de pollo o pavo son fuentes ricas en proteína de alta calidad y además nos aportan ácidos grasos monoinsaturados que son esenciales para nuestro cuerpo. También se pueden incluir dos o tres raciones de pescado azul a la semana junto con otros alimentos ricos en proteínas como pueden ser los huevos o los lácteos.

7. Actividad física y deporte

Por último, no hay que olvidarse de la importancia de la actividad física en nuestra salud: si ya tenías el hábito de hacer ejercicio previamente a las vacaciones, volver a recuperarlo será otra de nuestras prioridades. Si por el contrario no practicabas ningún tipo de actividad física, ahora es un buen momento para reorganizarnos y llevar a cabo esos buenos propósitos que siempre tenemos en mente pero que nunca terminamos por cumplir. Además, septiembre suele ser un mes en el que los gimnasios y los centros deportivos suelen presentar numerosas ofertas tanto económicas como de actividades, por lo que es el momento ideal para apuntarnos y buscar la opción que más se adapte a nuestros horarios.

Como puedes ver, con un poco de organización y fuerza de voluntad conseguiremos nuestros objetivos y haremos que la vuelta de vacaciones no nos suponga un trastorno que vaya más allá de la vuelta a nuestra rutina habitual.

Autor
Carlos, Entrenador personal

Formación enfocada a la enseñanza en las edades tempranas, haciendo hincapié desde la base en los hábitos de vida. Especialista en los deportes en el medio acuático, ex deportista del CAR Joaquín Blume.

Cuídate:

  • Organiza tu dieta
  • No tengas prisa en adelgazar
  • Añade alimentos sanos a tu dieta
  • Dile adiós a la comida basura
  • ¡Muévete a diario!

Autor
Carlos, Entrenador personal

Formación enfocada a la enseñanza en las edades tempranas, haciendo hincapié desde la base en los hábitos de vida. Especialista en los deportes en el medio acuático, ex deportista del CAR Joaquín Blume.